facebook.png

twitter.png

youtube.png

 

Historia de la Parroquia

asdfefg

La parroquia La Carolina tiene su origen en laabolición de la esclavitud de los negros a través del decreto ejecutivo, del presidente de la República, General José María Urbina el 21 de julio de 1851. Los primeros pobladores colonos de la zona de Guallupe eran negros ex–esclavos de las haciendas de la cuenca baja del Mira, que cansados de la esclavitud y acogiéndose al Decreto Ejecutivo del Presidente de la REPÚBLICA, General José María Urbina, del 21 de julio de 1851, que abolió la esclavitud como institución legal, hizo posible que muchos hombres y mujeres dejaran su condición de esclavos. Estos, huyeron a la montaña espesa con el fin de alcanzar una mejor vida aunque esto significó sufrimientos en la nueva selva.

Quienes pensaban así cumplieron sus deseos de hacerlo y lograr una vida libre para ellos y sus descendientes. Salieron de la hacienda de Cuajara hace 150 años, en busca de una tierra nueva, que les hiciera olvidar el rigor del látigo inmisericorde que les obliga a dar todo a cambio de migajas. Eran un puñado de familias valientes y orgullosas de su negritud en busca de recobrar su dignidad mancillada y marcada, no solo en su cuerpo sino en su conciencia, con estigmas de dolor y maltrato. 

 

El mentalizador y dirigente del grupo fue Camilo Arce, que con su esposa doña Paula Borja y su hermano Justo Arce, invitaron a esta empresa a las parejas Minda – Chalá, Arce – Minda, Arce – Arce, y los señores Prudencio de la Cruz y Antonio Pavón, entre los principales. Camilo Arce, lleno de sentimientos nobles y reivindicadores, no podían admitir que siendo libres debían seguir viviendo en Cuajara, tierra que regaron con sangre y lágrimas para producir beneficio para sus opresores, por ello pidió a sus compañeros que empacaran sus escasas 9 pertenencias y se adentraron a las selvas nor–occidentales, en busca de nuevos derroteros de trabajo y producción.

Ellos querían vivir en un sitio “más libre” y la única posibilidad que se les presentaba era adentrarse a las montañas bravas por la cuenca del Mira, en donde los hacendados no cultivaban la tierra. Los ex – esclavos llegaron a Guallupe, por el camino de El Pailón, que une a San Lorenzo con Ibarra, el camino por donde entraron los esclavos que vinieron del África. Camino regado con sangre, por el mismo camino que transitó Humboldt.

Llegaron a las planicies regadas por el río San Pedro y allí se establecieron. Con su fuerza y voluntad, en breve, convirtieron este lugar en un emporio de producción arrocera que llegó a ser reconocido por el gobierno, quien premió este aporte al país, con una presea que destacó a Camilo Arce como el mejor agricultor arrocero del Ecuador. Desgraciadamente, San Pedro era un terreno pantanoso donde abundaba el zancudo y la malaria que diezmó a la población, por lo que decidieron buscar otro sitio más saludable. Se volvieron hasta el río que arrastra oro y a la sombra del Tolodro, monte encantado, se tomaron la loma rocosa como nuevo hogar, donde alternaron la agricultura con la extracción del precioso mineral.

 lacarolina_6.png

Los peones negros de la hacienda Cuajara, una vez que quedaron libres, se asentaron en las tierras aledañas del río Guallupe; allí se fundó la parroquia, que en un inicio se denominó con el mismo nombre “Guallupe”, siendo las familias Arce y Minda las fundadoras.

Sus fiestas patronales son en el mes de septiembre, en este mismo mes se celebra la fiesta de la virgen de las Mercedes y en el mes de julio la fiesta de la virgen del Carmen, el resto del año celebran las fiestas de los patronos de cada comunidad: San Juan, La Virgen de La Dolorosa, San Isidro, La Virgen de Las Lajas, la Virgen de La Inmaculada, Virgen de Agua Santa de Baños, Santa Rosa, San Francisco, San Pedro y San Pablo, Jesús del Gran Poder, Semana Santa y Fiestas del Niño Jesús, su organización está a cargo de los priostes nombrados por el párroco del lugar.

El 20 de Septiembre de 1861 fue reconocida y elevada a parroquia del cantón Ibarra con el nombre que lleva en la presente de “San Pedro de La Carolina”.La Carolina alcanzó su mayor apogeo y florecimiento pleno entre 1860 y 1930, pues dentro de ese lapso de tiempo las familias con facilidades económicas y con ambiciones de ser artífices en la creación de un nuevo pueblo, probaron suerte y fundaron nuevos asentamientos como: Cachaco, Palo Amarillo, Getsemaní, Parambas, Santa Cecilia, Chinambí (hoy Rocafuerte), Buena Vista (hoy Collapí), Peña Negra, San José de Urbina, Pueblo de Osos (hoy Luz de América), Pacua, El Limonal, San Jerónimo, La Palma, Miravalle, Caliche, Río Blanco, San Juan de Lachas.

Actualmente la estructura político administrativa de la parroquia, contempla 16 comunidades y 3 comunas de los que destacan 3 asentamientos poblacionales de mayor relevancia los cuales son Limonal, San Pedro y Guallupe que constituye la cabecera parroquial.

Enlaces Externos